• biteckconsult

Manejo eficiente de los recursos

Una vez establecidos los inventarios de nuestros recursos, se debe hacer un análisis de cada uno de ellos y ver en cuáles se pueden hacer ahorros o reducción (obviamente el recurso humano no entra en este análisis, a menos que sea una empresa o negocio que tenga duplicadas las funciones en varios puestos).


Recurso económico: Planificar los gastos familiares de acuerdo a la clasificación de ingresos y gastos que ya se mencionó. Recuerda que tu presupuesto se limita a la suma del ingreso de todos los miembros económicamente activos en el hogar y que aporten a los gastos familiares. Es importante que consideres solamente el ingreso neto, después de impuestos.


Con esto en mente, revisa los gastos que haces; genera, junto con tu familia, un plan de manejo del dinero, recuerda que los gastos fijos no los puedes evitar, pero incluso dentro de este rubro, pagarás menos si administras bien tus recursos, por ejemplo puedes tener un ahorro en la factura de la luz o el agua, si modificas tus hábitos de consumo de estos recursos.


Varios gastos se pueden evitar o disminuir, sobre todo los variables, analiza si ese bien o servicio que vas a adquirir es indispensable, optativo o innecesario, y con esto podrás definir si lo adquieres o no.


Para poder hacer un mejor control de tu recurso económico, te recomendamos llevar un registro de gastos por día estableciendo las columnas de los diferentes tipos de gasto. Si es familiar, es recomendable que cada miembro de la familia (si ya tiene edad para hacerlo) lo haga.


Si monitoreamos nuestro gasto diario, iremos detectando esas salidas de dinero que hacemos, pero que no contemplamos, por ejemplo: el refresco o botana que compramos en la oficina, el juguete no planeado para el hijo, el estacionamiento que se pagó por ir a algún lado no habitual, etcétera. Este registro diario nos ayudará a identificar cuáles gastos podemos prescindir durante el mes y eficientizar el manejo de este recurso.


Se recomienda en este presupuesto que hagas, contemplar, de ser posible, un apartado para gastos imprevistos y otro de ahorro.


Para poder establecer el ahorro, es necesario que hagas el inventario de tu ingreso y gastos. De tu ingreso, que es tu presupuesto total, descuenta tus gastos fijos y lo que te resta es el presupuesto que debes repartir entre tus gastos variables, imprevistos y el ahorro.


Puedes hacer una lista de tus gastos variables y suprimir aquellos que sean realmente innecesarios y calcula dejar un sobrante para imprevistos y ahorro. Hay quienes utilizan el ahorro para solventar imprevistos, por lo que no consideran este apartado como tal.


Con respecto al ahorro, ve haciendo el hábito de guardar dinero. Fija una meta alcanzable de ahorro (no te prives de algún gasto variable o no dejes de resolver un imprevisto, solo por ahorrar), para hacer un hábito de ahorro, puedes decir por ejemplo, en tres meses voy a ahorrar tres mil pesos.

Si lo logras, ve aumentando la cantidad en la meta trimestral (recuerda no poner metas inalcanzables o que hagan que te prives de algún otro gasto optativo que ayude a la sana convivencia en familia), si tu meta de ahorro del primer trimestre fue de tres mil pesos y lo lograste, fija otra cantidad un poco mayor para los siguientes tres meses , por ejemplo ahora la meta trimestral es ahorrar tres mil quinientos. Si no usaste lo que ya habías ahorrado el primer trimestre y logras llegar a la meta el segundo, al final de los seis meses tendrás un ahorro de seis mil quinientos pesos. Si sigues así, cada trimestre poniendo una meta de ahorro, a la larga te irás haciendo el hábito de guardar dinero y generar un ahorro.


Recurso material: el tener identificado e inventariado todo nuestro recurso material, también nos puede ayudar a conocer el estado actual del mismo y con ello, saber si está en buen estado, se tiene que reparar o reemplazar. Equipos o maquinaria obsoletos, que consumen mucho combustible o electricidad, o que, por su estado ya requieren de mantenimientos continuos, es mejor reemplazarlos por equipos nuevos, más eficientes, lo que nos ayudará también a ahorrar en los recursos económicos y naturales.


En cuestión de tecnología, muchos aparatos como las computadoras, los celulares, las tabletas y otros más, están diseñados para tener una vida útil entre dos y tres años, por lo que al adquirir uno de estos hay que investigar la marca y el modelo para seleccionar el que mayor vida útil tenga y no dejarnos llevar por la mercadotecnia y la moda de querer traer el último modelo. Si se selecciona bien un aparato de estos y se le da un buen uso, puede incluso alargar su vida útil hasta por cinco años o más.


El tener un inventario de nuestro recurso material completo y al día, nos ayudará a deshacernos de bienes materiales que no se utilizan y que ocupan espacio en nuestra casa o trabajo.


Recurso humano: como ya mencionamos, este recurso no se contabiliza en los inventarios, pero si podemos eficientar el manejo del mismo.


Si es un negocio o empresa, se deben tener bien claras las funciones y responsabilidades de cada puesto, para evitar que se dupliquen las actividades, así no tenemos a dos personas, en puestos diferentes, haciendo la misma actividad en un día. Esta revisión también ayuda a la empresa o negocio a conocer si los puestos y sus actividades están bien definidos, aprovechando para hacer una depuración del personal, reubicando a las personas en las áreas correspondientes de acuerdo a sus funciones. Esto lleva a un manejo eficiente del recurso humano, y favorece el ahorro en la empresa.


En el caso de la familia, se deben asignar tareas específicas para realizar en casa a cada miembro, de acorde a su edad y capacidad. Esto nos permitirá evitar la sobrecarga de tareas en una sola persona.


Recurso natural: este inventario es el más complejo de elaborar, ya que, como se mencionó, estos recursos, además de ser muy variados, se combinan muchas veces con los recursos materiales y económicos. El identificarlos depende de las actividades de la persona, la familia o el giro de la empresa o negocio. Si bien estos son muy diversos los indispensables son: el agua, los alimentos, la energía eléctrica, los combustibles, materiales de construcción, los animales, las plantas, los elementos del paisaje que disfrutamos, entre otros.


El agua

El agua es el líquido vital, si ella no existiría la vida como la conocemos. No existe en el planeta ningún ser vivo que no requiera del agua para sobrevivir. Este elemento, si bien se considera inagotable por su ciclo, como agua dulce (aprovechable para las actividades humanas) si se encuentra disponible en cantidad limitada.


¿En dónde y en qué usamos el agua?


En la casa utilizamos el agua principalmente en cuatro sitios: la cocina, el baño, el cuarto de lavado y el patio o jardín, aunque podemos tener otros espacios con tomas de agua.


El mayor consumo de agua en una casa es el baño, ya que se utiliza en mayor proporción para bañarnos y para las descargas del sanitario. Los siguientes lugares de alto consumo son el cuarto de lavado y la cocina. El uso en el patio o jardín depende si se tienen plantas o no y la frecuencia de riego de las mismas. Otro uso del agua en la limpieza de la casa y el coche, aceras, etc.


En una empresa o negocio el consumo de agua, además del uso sanitario (baños) y de consumo humano (preparación de alimentos, cafeterías y más) depende del giro de la empresa o negocio y si se requiere para sus procesos. Cuando el agua es utilizada en procesos industriales y el producto final no tiene relación con el consumo humano de alimentos o medicinas, se puede utilizar agua tratada, lo que posibilita el reuso del agua que se desecha en el mismo. Si bien las plantas de tratamiento son muy caras, tanto en su instalación y mantenimiento, existen alternativas más ecológicas y relativamente baratas que te permiten tratar aguas residuales domésticas e industriales, y que te ayudarían a reutilizar las aguas residuales de tus procesos, reincorporando agua limpia al mismo, y así ahorrarías en este recurso.



Los alimentos

Además del agua, una persona requiere de los nutrientes indispensables para poder desarrollarse física y mentalmente. Estos nutrientes los adquirimos a través de los alimentos que consumimos, y mientras más natural sea nuestra alimentación, esto es, mientras menos procesados sean los alimentos, es mejor.


Además, muchas veces se desperdicia una gran cantidad de alimento al preparar la comida. Restos de fruta, vegetales y hortalizas, carne, leche y sus derivados y más, son enviados a los basureros diariamente por toneladas, haciendo que, para reponerlo se gasten muchos recursos, desde la producción hasta el transporte al destino final.


Una forma de eficientizar este recurso es administrar la cantidad de comida que se compra semana a semana en la casa, considerar el número de personas que conforman la familia sus gustos y preferencias en la alimentación. Esto evitará que compres alimentos que no se consumirán y se terminen echando a perder.


A la hora de preparar la comida, prepara solamente la ración que se va a consumir. Mucha gente no gusta de comer recalentado, ocasionando que en muchas casas el refrigerador está repleto de envases con alimentos preparados que no se consumen y terminan en la basura. Si preparas solamente la porción que se comerá en una comida, por un lado ya no tendrás tu refrigerador lleno de restos de comidas que nadie comerá, y por el otro, todos los días comerán alimentos frescos y recién preparados.


Otro punto de ahorro en alimentos es que tú produzcas parte de tus verduras y hortalizas, con lo que generarás un ahorro económico en la compra de estas.


La energía eléctrica

Para utilizar este recurso eficientemente, es necesario hacer un diagnóstico del estado de las instalaciones eléctricas, se recomienda hacer esto periódicamente, con la finalidad de detectar “fugas” de electricidad, cables dañados, o viejos, y si es necesario, hacer el reemplazo del cableado, apagadores y conectores.


La mayor parte de nuestros aparatos funcionan con energía eléctrica y muchos no son de uso diario o necesarios, y los mantenemos conectados, lo que ocasiona que estén utilizando continuamente energía eléctrica, aunque estén apagados.


Se deben de reemplazar, en la medida de lo posible, todos aquellos aparatos que tienen elevados consumos de energía, reemplazandolos por aparatos nuevos con consumo eficiente: lavadoras, refrigeradores, hornos, licuadoras, batidoras, televisiones, etc.


Realiza tus inventarios y si tienes aparatos que utilizas muy rara vez o poco, mantenlos desconectados hasta que los vayas a usar. Lo ideal es que solamente mantengas conectados aquellos aparatos que no puedes tener sin operación o aquellos que, por su volumen, te sea muy difícil estar conectando cada vez que vas a usar, como el refrigerador, el centro de lavado, acondicionadores de aire, etc.


Las pantallas o televisores, ventiladores, computadoras y electrodomésticos, puedes mantenerlos desconectados hasta que los vayas a usar.


Es importante mencionar que los cargadores de aparatos electrónicos como celulares, tablets y laptops, usualmente tienen microcomponentes que utilizan electricidad aunque no estén cargando el aparato, por lo que se recomienda mantenerlos desconectados hasta que los vayamos a usar y una vez cargado el aparato, desconectarlos.


Si nos hacemos este hábito, veremos reflejado un ahorro en el consumo de electricidad y se verá reflejado en el gasto de este servicio.

Los combustibles

Otro de los motores de nuestra vida son los combustibles, y actualmente son de origen fósil como el petróleo, gas natural y carbón mineral.


En casa, los combustibles que utilizamos normalmente son la gasolina y el gas. La gasolina la utilizamos principalmente para los vehículos y algún otro motor que pudiéramos tener en casa como podadoras, compresores o plantas generadoras de luz, entre otros.


El gas lo utilizamos principalmente en la cocina y el calentador de agua, aunque algunas casas cuentan con centros de lavado, que utilizan el gas en la secadora de ropa.


Para eficientizar el uso de la gasolina, es recomendable planear el uso del automóvil, disminuyendo su uso lo más que se pueda. Si se utiliza para llevar a los miembros de la familia a sus diferentes actividades y sus horarios son compatibles, planeen la ruta para que un miembro de la familia sea el que lleva a todos y los recoja de regreso. Si se van a hacer compras al supermercado, tratar de que sea en un solo viaje y evitar su uso en distancias cortas como ir a poca cuadras de distancia.


Caminar o utilizar servicios de taxis o transporte público, nos ayuda a utilizar menos el automóvil propio.


Si se tienen podadoras, compresoras u otro motor que se utilice a gasolina, se recomienda que cada vez que se enciendan, se utilicen al máximo.


Para eficientizar el uso del gas, es recomendable cambiar tu estufa por una que utilice encendedores eléctricos, que no tienen piloto y organizarse de tal forma que cuando se vaya a cocinar, se haga para toda la familia, no que cada quien cocine sus alimentos. Con esto ahorraras tiempo y gas.


Si tienes centro de lavado con secadora que usa gas, aprovecha para lavar toda la ropa de la familia, de acuerdo a su capacidad de carga, evitando que cada quien lave su ropa, con ello también harás un ahorro en el uso de agua y de gas.


Para el uso del calentador de agua, procura tener el hábito de tomar baños cortos y de preferencia utilizar calentadores de paso con inicio eléctrico, estos te ayudan a ahorrar gas al no tener encendido siempre el piloto, ya que se activan solamente al utilizar el agua caliente. También puedes instalar un calentador solar como auxiliar al de gas. Si vives en una zona en la que puedas tener autónomo el calentador solar, se recomienda su uso. Con esto tendrás un ahorro en el uso del gas.


Animales

Generalmente tenemos contacto con animales ya sea domésticos (nuestras mascotas) o aquellos que forman parte del paisaje en el que vivimos, nos referimos a los pájaros, mariposas, ardillas, moscas, mosquitos, abejas, escarabajos, en fin un sinnúmero de animales que viven alrededor de nosotros y que cumplen con una función en el ambiente.


Las mascotas son todos aquellos animales domésticos con los que convivimos en casa y que nos brindan compañía o también se consideran algunos animales no domesticados que adornan algún lugar de la casa como los peces, roedores, reptiles, arañas, aves y otros más que se mantienen en cautiverio.

En este apartado tenemos que contemplar que son seres vivos y requieren de atención y cuidado, porque ellos, normalmente, no pueden hacerse de sus alimentos por sí mismos (con excepción de los gatos) y recae en el dueño brindarles comida, refugio, agua y cuidados. Por este motivo, se debe tener bien claro cual es el gasto que nos conlleva mantener a estos animales con nosotros y contabilizarlo dentro del gasto familiar.


Se recomienda no tener más mascotas que las que el espacio y el presupuesto pueda soportar, ya que el tener más, puede generar un quiebre financiero y una situación de estrés en los animales.


En cuanto a los animales que habitan el ambiente en el que vivimos, muchos de ellos son benéficos para las plantas y son depredadores de fauna nociva que puede transmitir enfermedades al ser humano, en este caso evita el uso de insecticidas en espacios abiertos y no mates ni maltrates a los animales que puedan estar en tu jardín o balcón, si están ahí es por que están buscando alimento.


Las plantas pueden ser cultivadas por ti o que crezcan en el lugar, normalmente en espacios urbanos muchas de las plantas son plantadas, procura mantener limpio el espacio, con podas regulares para mantener el crecimiento de la planta y con riegos regulares, de preferencia por las tardes, cuando el sol ya bajó o se ocultó, como se menciona en el manejo del agua.


Al igual que los animales, las plantas son seres vivos, con la diferencia que estas no se pueden mover para conseguir su alimento o buscar los sitios más agradables para ellas, por lo que es recomendable conocer las características de cada planta y ponerlas en el mejor sitio para su mejor desarrollo, esto es, si es una planta de sol, no la pongas en la sombra y viceversa, ya que solo le generarás un estrés a la planta y llegará a morir.


Con base en las características de cada planta, te recomendamos que busques plantas que se adapten fácilmente a la zona y al espacio en el que vives y selecciones las que mejor se adapten a él.



Te invitamos a conocer las demás secciones de nuestro blog para aprender a hacer composta, huertos e incluso experimentos.

De igual forma escucha nuestro programa de radio: Biteck Administración Sustentable, todos los miércoles de 18:00 a 19:00 horas en http://podcastpromoestereo.com/promophp ó en http://radio.garden/listen/promo-estereo/yONzXfSP la repetición la pueden escuchar todos los domingos a partir de las 09:00 horas.

  • Facebook icono social
  • Twitter Clean Grey

561622 4 3 2 1

​​​© 2020 Biteck Consulting