• biteckconsult

Enraizadores caseros: miel de abeja

Para poder reproducir tus plantas por medio de esqueje (fragmento de planta) se puede realizar de varias formas, las más comunes son: poner en agua el fragmento o utilizar enraizadores.


Al utilizar el método de poner en agua el fragmento de la planta, muchas veces no es tan efectivo ya que hay que esperar a que le crezca la raíz y una vez que está desarrollada, transplantar a tierra. Este tiempo de espera puede generar hongos en la planta y que muera antes de tener la raíz.

¿Qué es un enraizador?


Un enraizador son hormonas que producen las plantas que reproducen las células y favorecen el crecimiento de la raíz, al aplicarlo, se acelera la formación de la raíz.


El uso de enraizador puede ser directo en la tierra, para ayudar a fortalecer las raíces de una planta o se utiliza como solución en la cual se introduce el fragmento de planta para enraizar. También se utiliza para hacer acodos aéreos.


¿Dónde obtengo un enraizador?


Los enraizadores comerciales pueden ser adquiridos en cualquier lugar donde se venden artículos de jardinería o en distribuidores de productos agropecuarios.


Pero también Tú puedes hacer tu propio enraizador, más económico y fácil de hacer, te vamos a enseñar a usar dos enraizadores muy accesibles y fáciles de usar.


¡¡¡Vamos para allá!!!


MIEL DE ABEJA


El enraizador más fácil de tener es la miel de abeja… Sí ¡¡como lo lees!!, la miel de abeja es uno de los productos naturales más versátiles que hay, además de ser un delicioso manjar, es antibiótico, regenera tejidos y también ayuda a hacer crecer la raíz de las plantas.


Aquí te queremos comentar algo sobre la miel que es un mito y es que te dicen que la miel pura no debe cristalizar y esto ¡ES MENTIRA! TODA LA MIEL NATURAL SIEMPRE VA A CRISTALIZAR.

La miel es un producto obtenido del néctar de las flores y es procesado en el abdomen de las abejas. Es rica en azúcares y esto hace que no tenga mucha cantidad de agua, lo que ocasiona que se cristalice.


Que la miel no cristalice se puede deber a varios factores, la temperatura ambiente, el contenido de agua y los procesos de industrialización que pueden hacer que estas cadenas de azúcares se rompan y permitan su hidratación.


Si en casa tienes un frasco de miel cristalizado ¡¡¡no lo tires!!! todavía sirve, la miel es tan buena que NO SE ECHA A PERDER. Se han encontrado, en tumbas de los Faraones en Egipto, vasijas con miel con 3,000 años de antigüedad en perfecto estado de conservación.

Si tienes esa miel cristalizada, lo que debes hacer es calentarla a baño maría y puedes consumirla sin ningún riesgo. No la calientes a calor directo porque la vas a desnaturalizar, a menos que calientes sólo la porción que vas a consumir.


¿Cómo la uso como enraizador?


Para usar la miel como enraizador, debes tener preparado lo que vas a utilizar:


  • El tallo o fragmento de planta a enraizar.

  • Un recipiente o maceta con tierra negra o composta

  • Miel

  • Agua


Procedimiento:


  • Humedece la tierra en la maceta, y prepara el espacio para introducir el fragmento de la planta.

  • Al fragmento de planta o tallo, haz un corte oblicuo en el extremo a plantar.

  • Úntale la miel al corte que acabas de hacer, procurando cubrir completamente la sección cortada en la planta y si puedes que sobrepase un poco el área del corte.

  • Entierra en la maceta la parte con miel.

  • Regar diario a humedecer la tierra, no anegar la maceta.

  • Esperar a que aparezca el brote en la planta.

En la siguiente entrada te enseñaremos a hacer otro enraizador.


Te invitamos a conocer las demás secciones de nuestro blog para aprender a hacer composta, huertos e incluso experimentos.

De igual forma escucha nuestro programa de radio: Biteck Administración Sustentable, todos los miércoles de 18:00 a 19:00 horas en http://podcastpromoestereo.com/promophp ó en http://radio.garden/listen/promo-estereo/yONzXfSP la repetición la pueden escuchar todos los domingos a partir de las 09:00 horas.


  • Facebook icono social
  • Twitter Clean Grey

561622 4 3 2 1

​​​© 2020 Biteck Consulting