• biteckconsult

El rompimiento de la barrera limitativa que las personas fabrican en su contra.

Como parte de la vida, las personas se desenvuelven en su día a día inmersas en una cantidad abrumadora de información, acciones, esperanzas, sentimientos, metas, objetivos, emociones, compromisos y obligaciones. Esta bomba, generalmente, detona la más compleja maquinaria endocrina de nuestro cuerpo, el cual intenta adaptarse a las múltiples circunstancias a nuestro alrededor.

Sin embargo, en muchas de las ocasiones, podemos preguntarnos la razón por la que nos sentimos de alguna forma y no de otra que, en momentos, creemos que debería corresponder al entorno que vivimos.

Una persona que gana dinero, que su familia está en armonía, que tiene un trabajo estable y que le toca enfrentar distintas situaciones en su día a día, podría no ser feliz y sentirse completamente frustrada, sola, incompetente, violenta o por el contrario, en extremo eufórica o ansiosa. Y, es que asumimos que nuestro cuerpo funciona y funciona bien, solamente porque no tenemos dolor o un padecimiento que advierta que algo en nuestra compleja caja de las maravillas no anda bien, sobre todo, a nivel químico.


La comunicación que nuestro cerebro genera, a partir de la interacción química de sustancias que provocan la comunicación neuronal y que definen nuestros estados de ánimo, es, por lo general, uno de los temas que no representan una preocupación en nuestra vida diaria y que, cuando fallan, puede sumergirnos en un estado emocional del cual no comprendemos y que no tenemos forma autónoma de superar, a no ser que recibamos ayuda profesional e incluso, médica. Es así como llegamos al laberinto del cual podríamos salir fácilmente, teniendo consciencia y un reducto quizás, de amor propio por lo básico para sobrellevar ese cúmulo de situaciones: La salud.


Sucede que, en muchos casos, el litio, localizado como tercer elemento de la tabla periódica y con características de alcalinidad, es uno de los elementos cuya carencia en el cuerpo humano, produce estados depresivos que, dependiendo de su gravedad, puede llevar a la persona más afortunada del mundo al suicidio. Es por ello que, la conciencia de mantener nuestra salud, nos permitirá tomar decisiones más acertadas en un ambiente, como se dijo, abrumador. Con este enfoque, podríamos preguntarnos: ¿cuántas personas podrían haber sido hospitalizadas, recluidas, limitadas por sus familias, pensando que han enloquecido o que han perdido la capacidad sobre ellas mismas, sus bienes o sus finanzas? ¿Cuántas personas habrán perdido el derecho de testar, votar, administrar o bien tomar decisiones, por la falta de atención de sus familiares?


Si bien es cierto, el estado de interdicción - imposibilidad de una persona para poder tomar decisiones, a valerse por sí misma o de administrar sus bienes - requiere del dictamen pericial ante un juez, también lo es que en muchos casos, esta incapacidad no es advertida por el simple hecho de que la familia de quien aparentemente la padece, no la evidencia ante las autoridades y, por el contrario, se dispone arbitrariamente, no solamente de la situación de vida de la persona afectada, sino de su patrimonio, lo que implica actos de los que hablaremos en otra ocasión, pero que, sin duda, determinan que el desconocimiento de la ley y desconocimiento sobre la posibilidad de que un medicamento basado en un elemento como el que acabamos de aludir, podrían mantener la calidad de vida de las personas y repercutir en derechos tan importantes, como el de heredar.


Te invitamos a conocer las demás secciones de nuestro blog, donde encontrarás información variada que te permitirá adoptar, adaptar y apropiar un estilo de vida sustentable.

De igual forma escucha nuestro programa de radio: Biteck Administración Sustentable, todos los miércoles de 18:00 a 19:00 horas en http://podcastpromoestereo.com/promophp ó en http://radio.garden/listen/promo-estereo/yONzXfSP la repetición la pueden escuchar todos los domingos a partir de las 09:00 horas.

  • Facebook icono social
  • Twitter Clean Grey

561622 4 3 2 1

​​​© 2020 Biteck Consulting