• biteckconsult

Cultiva tu propio ajo

El origen del cultivo del ajo se remonta a hace más de 3000 años, en la europa mediterránea y oriente medio, aunque no se conoce con exactitud si griegos, egipcios o babilonios fueron los primeros en cultivarlo.

Da clic en la imagen para ver la ficha técnica del ajo.


Este brote es indispensable en la cocina actual, pues casi cualquier comida lo utiliza como ingrediente.


A diferencia de muchas hortalizas, la semilla del ajo es un pequeño bulbo de entre 1 a 3 cm.

En ocasiones, sembramos diversas hortalizas en un mismo espacio con la finalidad de que compartan nutrientes y tengan un mejor crecimiento, sin embargo debemos de saber con qué otras plantas puedo combinar mi huerto. Los ajos se complementan adecuadamente con col, papa, pimientos y lechugas. Por otro lado, no debemos combinarlos con otras especies de la familia Liliaceae.


Como la mayoría de los cultivos, el ajo requiere de suelos con buen drenaje y materia orgánica, aunque el suelo ideal es aquel de textura limosa.

Debido a que es un bulbo que se desarrolla bajo tierra, el ajo no necesita trasplantarse. Lo ideal es plantarlo directamente en el espacio destinado al desarrollo de este a una profundidad de 5-7 cm.


Uno de los aspectos a considerar para el cuidado de nuestro ajo es el riego, ya que la cantidad de agua que requiere es mínima, debido a que tiende a pudrirse fácilmente.

Si nuestra hortaliza se encuentra en la intemperie, debemos reducir al mínimo la cantidad de agua en temporada de lluvias.


Así como en la mayoría de plantíos debemos de cuidar el crecimiento de maleza alrededor de la planta principal, en el ajo debemos de cuidar el crecimiento de su flor.

Una vez que brote el tallo de la planta, debemos de observar su desarrollo, ya que si dejamos que la flor crezca, los nutrientes serán destinados a la flor y disminuirá el tamaño de nuestro del bulbo. Es por ello que debemos retirar la flor en cuanto comience a crecer.


El último paso antes de cosechar nuestro ajo es anudar las hojas, una vez que estén bien desarrolladas, esto hará que estas se sequen y los nutrientes migren hacia el bulbo. Dos a tres semanas después al nudo, podemos cosechar el ajo.


Te invitamos a conocer las demás secciones de nuestro blog, donde encontrarás información variada que te permitirá adoptar, adaptar y apropiar® un estilo de vida sustentable.

De igual forma escucha nuestro programa de radio: Biteck Administración Sustentable, todos los miércoles de 18:00 a 19:00 horas en http://podcastpromoestereo.com/promophp ó en http://radio.garden/listen/promo-estereo/yONzXfSP la repetición la pueden escuchar todos los domingos a partir de las 09:00 horas.

  • Facebook icono social
  • Twitter Clean Grey

561622 4 3 2 1

​​​© 2020 Biteck Consulting